25 de enero de 2011

Momentos II

Pasaron cuatro meses, la vida seguía normal, el tiempo transcurría de a poco sin grandes cambios, de vez en cuando Kate pensaba en el, en Ben, en aquella pregunta, en aquel momento que se fue y que seguramente no volvería, no es que quisiera que volviera, su vida con Chris era demasiado complicada en ese momento como para agregarle algo mas a la ecuación.

Finales de noviembre, para estar a punto de entrar al invierno hacia mucho calor esa tarde en la ciudad, el trabajo en la oficina era poco y el tiempo pasaba demasiado lento, durante un rato estuvo conversando con un par de colegas sobre cosas del trabajo y asuntos personales, la misma historia de siempre con la típica colega decepcionada del galán en turno, mientras el otro colega trata de consolarla aunque claramente el tema lo tiene aburrido pues de tantas veces que ha escuchado la misma historia siente que la cabeza le explotara en cualquier momento. Kate esta ahí pero no su mente, quisiera estar en su casa disfrutando un rato de soledad sin tener que escuchar a nadie, sin poner atención a nada mas que a los vagos pensamientos que cruzan su mente.


De pronto en medio de ese pensamiento siente vibrar su celular, un mensaje, seguro es de Chris, pensó, sin embargo se llevo una sorpresa al ver que Ben era el destinatario, "Hola guapa! Como has estado?, elocuente y misterioso, típico de Ben, cinco palabras que encerraban muchas cosas imposibles de entender para los demás pero muy claras para ellos dos. Intercambiaron algunos mensajes por un rato hasta que acordaron verse, Ben estaba revisando algunos pendientes en la Galería y la oficina de Kate estaba muy cerca de ahí. Salio de la oficina, el calor era sofocante, su corazón latía apresuradamente, tenia veinte minutos para llegar a la Galería y la ciudad era un caos, estaba a punto de subir a su auto cuando escucho a su amiga y colega Greta, al parecer no había terminado de descargar su frustracion en las ultimas dos horas y necesitaba un oído y un hombro en el cual llorar por un rato mas, antes de digerirlo ya la tenia a su lado en el auto, Kate solo pudo decirle que en ese momento iba rumbo a un compromiso y le seria imposible pasar un rato mas con ella, sin embargo después de la lastimosa suplica de su amiga le dijo que trataría de atender su asunto de forma rápida para poder escucharla.


"Demonios, que maldito trafico!" pensaba mientras estaba atorada en lo que parecía mas un estacionamiento que una vía rápida. Otra vez el teléfono vibrando, un mensaje mas "Tardaras mucho?, Tengo una reunión pronto y de verdad quiero verte", a punto de perder la calma por el trafico y las patéticas quejas de Greta al fin pudo hallar una manera de llegar al estacionamiento cercano a la Galería, rápidamente bajaron del auto mientras le decía a su amiga que la esperara en un café cercano, al salir de estacionamiento se separaron y Kate se dirigió hacia el lugar donde vería a Ben.


Llego, no lo vio, "Diablos, seguro ya se fue" pensó Kate mirando su reloj 7:33 pm, al voltear vio a lo lejos a Ben encendiendo un cigarrillo mientras caminaba a prisa hacia ella, se veía tan diferente a la ultima vez, tal vez seria el traje azul de rayas, las gafas o el calor sofocante que había mermado la jovialidad de aquel apuesto hombre que la atraía como un imán.


-Hola! Llevas mucho tiempo esperando?, dijo Ben abrazándola fuertemente y besándola en la mejilla.
-No, acabo de llegar, al no verte pensé que ya te habías ido, contesto Kate tratando de no sonar nerviosa.
-No has contestado mi pregunta...
-Estoy aquí, creo que esa es la respuesta a tu pregunta, contesto Kate en un tono que no parecía el de ella, como si otra mujer estuviera dentro de su cuerpo y ella estuviera flotando mirando a esa extraña adueñándose de la situación.
-Vamos, cerca de aquí hay un lugar donde podremos estar tranquilos, dijo Ben un poco acelerado, rodeándola con el brazo sobre los hombros acercando demasiado a Kate hacia su cuerpo.


Caminaron un par de calles, Ben hablaba sin parar, lo percibió nervioso o ansioso tal vez, dieron vuelta a la izquierda en una estrecha calle hasta un pequeño portal de vidrio, Ben toco el timbre, el portal se abrió y entraron, por un minuto se separaron, Kate trataba de mantenerse en calma, realmente parecía tranquila aunque por dentro estaba acelerada tal vez mas de lo que Ben lo estaba.


-Tengo la llave, es en el segundo piso.
-Por el elevador o las escaleras?, por alguna extraña razón los nervios de Kate empezaron aflorar tratando de formar una barrera para retrasar lo que estaba por venir, demasiado tarde estaba ahí y no podría salir corriendo por mas ganas que tuviera.


Entraron al ascensor, Ben la abrazo poniendo su cara en el cuello de Kate, "Demasiado cerca" pensó ella, no sabia si eso la incomodaba o solo eran los nervios, se quedo inmóvil, no lo rechazo pero tampoco cedió ante lo que Ben estaba haciendo, se separaron cuando el ascensor se abrió, la tomo de la mano y se dirigieron hacia el numero 203, entraron, si bien no era un apartamento grande era acogedor, un poco sombrío pero con una decoración de buen gusto, por un momento se pregunto de quien seria aquel apartamento, en eso estaba cuando escucho a Ben que le hablaba desde la diminuta cocina.


-Quieres algo de beber?
-Si un poco de agua por favor, los nervios le estaban jugando una mala pasada, las manos le temblaban.
-Pon tu bolso sobre el sofá -le dijo Ben mientras se acercaba con un par de vasos en las manos.
-Gracias, respondió con una sonrisa dibujada en los labios, de nuevo sintió a aquella extraña entrando en su cuerpo mientras ella observaba desde la distancia.
-Vamos, la tomo de la mano y se dirigieron hacia una de las 2 habitaciones.


Entraron, le sorprendió la sencillez de aquella habitación que hacia contraste con lo antes visto en la estancia, solo había una cama, un par de buros, en uno un teléfono y una lampara, en el otro el control remoto del televisor, en una esquina un discreto escritorio de madera oscura con algunos libros cuadernos y hojas encima, frente a el un par de puertas, el armario seguramente y a unos pasos otra puerta que supuso seria el baño, Ben cerro la puerta tras su espalda.


Pasaron algunos minutos, la puerta se volvió a abrir, salieron tranquilamente, Kate tomo su bolso del sofá y se dirigieron hacia la puerta del apartamento, se sentía realmente confundida, muchos nervios y expectativas para... De repente un sonido que la saco de sus pensamientos, el ascensor se estaba abriendo de nuevo, bajaron, fueron juntos hacia el portal de vidrio, salieron, empezaba a llover, el calor no había disminuido aunque había oscurecido un poco, caminaron hasta el lugar donde se encontraron, Kate le dijo que se encontraría con una amiga en el café donde se habían visto la primera vez, se despidieron, Ben la abrazo, otra vez demasiado cerca, otra vez esa maldita sensacion que lejos de hacerla sentir bien la confundía mas sin embargo hacia que sus rodillas volvieran a temblar, un beso en la mejilla, cada uno giro hacia una dirección diferente.


Camino bajo la lluvia un par de calles hacia el café, pensando, tratando de entender, Que había pasado?, o mas bien había ocurrido algo en absoluto?, confusión o decepción, miro su reloj de nuevo, eran las 7:53 pm, esa incomoda sensacion le decía que no era la ultima vez que la acompañaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada